Transportines para perro. Cómo elegir el tuyo

Los dueños de perros cada vez se lo piensan más a la hora de viajar y quieren que sus mascotas lo hagan con ellos. Las compañías de viajes no son demasiado flexibles con el embarque de mascotas y la mayoría sólo permiten que vayan con su dueño perros de menos de 5 o 7 kilos. Por ello, se ven obligados a comprar transportines para que sus mascotas no se escapen y además estén protegidas.

Qué debe tener el transportín

Si el animal va a viajar con nosotros podemos llevarlo en un transportín de tela. Según el tamaño que tenga nuestro can, deberá tener unas medidas u otras. Lo principal es que el perro pueda darse la vuelta y estar de pie en el transportín. Estos dos puntos son la clave para que a nuestro perro no le surja ningún problema y pueda moverse mínimamente.

El transportín debe estar homologado, es algo en lo que las compañías se fijan mucho y que está contemplado en la IATA (Internation Air Transport Association) y que también especifica que las patas y el hocico del animal no pueden caber a través de los huecos de la puerta.

El material debe ser rígido para que no se rompa con facilidad y la puerta debe tener un cierre de seguridad que evite su apertura accidental.

Las tiendas de animales suelen tener ya transportines homologados para viajar por lo que no resulta difícil adquirir uno para nuestra mascota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *